Los momentos iniciales después de una cirugía maxilofacial son complicados, el paciente en muchas ocasiones tiene una gran inflamación que le impide realizar movimientos, además de tener una fijación intermaxilar que no permite gran movimiento de apertura, cuando es por gomas, o cierre rígido en caso de otras formas de fijación.

Lo cierto es que cada vez en mas frecuente el uso de gomas, que permiten cierto movimiento desde los momentos iniciales, pero eso claramente depende de muchos factores que dependen claramente de la evolución de la cirugía y otros aspectos que en ocasiones se pueden decidir en el mismo momento de la cirugía.

 

De manera inicial, los objetivos del primer mes, se deben estructurar de la siguiente manera:

  • Disminución del edema: bien mediante técnicas de fisioterapia o enseñando al paciente a automasajearse con el fin de eliminar gran parte del edema que esta presente.
  • Mejora de la sensibilidad: en toda cirugía maxilofacial, existe una disminución de la sensibilidad en la zona mandibular en estrecha relación con el tipo de cirugía a la que se ha sometido al paciente. Mediante la estimulación de la zona hipoestésica (zona de disminución de la sensibilidad) conseguiremos que vaya aumentando los estímulos y normalizando la sensibilidad, para ello, podemos comenzar con algún objeto suave, tipo algodón, que delante del espejo iremos frotando contra las zonas hipoestésicas durante 5 minutos aprox.
  • Comienzo de la apertura: podremos respetando las recomendaciones medicas de cada caso concreto, ir realizando de manera puntual, aperturas mandibulares por debajo del umbral doloroso (sin que sintamos dolor), con el fin de mejorar el estado de la articulación temporomandibular.

No antes de la 3º semana, se puede comenzar con la movilización analítica y especifica de la mandíbula, con el fin de ir mejorando el estado articular e implementando la función, mediante la ingesta de algunos alimentos muy blandos, como son verduras cocidas, pescado, para ir tomando sensaciones en el movimiento normal, pero nunca generando dolor.

 

Es muy importante, realizar un seguimiento del estado de la mucosa intra-oral, debido a la falta de sensibilidad es muy frecuente encontrarse con laceraciones o heridas, provacadas en ocasiones por los brackets de la ortodoncia, pero que al no generar dolor, pueden pasar desapercibidas de manera inicial.

En la imagen, podéis observar una paciente operada de cirugía y con una herida provocada por un hierro, pero que no había sido detectada por la paciente de manera inicial por la falta de sensiblidad. Es por ello que hacemos incapie en la inspección ocular que se puede realizar con ayuda de un espejo, o quizás por

Es muy frecuente en otras ocasiones, encontrar una ferula en el paladar superior, que dependiendo de la evolución puede estar en 3 y 4 semanas ahi, por lo que a partir de la retirada de esta, se podría comenzar a introducir la ingesta de alimentos BLANDOS, masticando ligeramente.

En cuanto a objetivos a medio plazo, sin duda antes del 6º mes, tenemos la recuperación casi completa de la sensibilidad, así como el movimiento de apertura por encima de los 40 mm teniendo en cuenta que habrá incluso quien pueda llegar a los 60mm de apertura.

 

Reserve su cita ahora
Consulte la disponibilidad actual de la Clínica y reserve su cita.

* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */