Calle Santa Engracia 93 1D
(34) 91 755 39 35
(34) 630 637 510

¿Debo utilizar una férula para mi ATM? Alternativas al tratamiento con férula.

Analizar el uso o no de la férula es un tema cuanto menos delicado, son muchos los factores a tener en cuenta para la idoneidad del uso de la férula, pero vamos a trata de evaluar algunos de los factores que delimitan el uso de la férula en los casos de disfunción cráneomandibular y dolor orofacial.

El malestar psicológico, la discapacidad física y la limitación funcional del sistema orofacial tiene un gran impacto en la vida diaria de las personas que sufren trastorno temporomandibular. La epidemiología indica que entre un 10 y un 15 % de la población padece disfunción temporomandibular; mientras que solo un 5% acude a tratamiento.

Férula de descargaHay una gran cantidad de opciones terapéuticas que se utilizan para paliar los síntomas musculares y articulares, como puede ser la fisioterapia, la terapia cognitivo conductual, la farmacoterapia, las férulas oclusales, o la combinación de varias de ellas.

Sin embargo, ante tal abanico de posibilidades, es necesario valorar cuál es el tratamiento más efectivo a corto, medio y largo plazo.

En esta ocasión analizaremos las férulas de estabilización mandibular y su efecto sobre la musculatura y sobre el dolor orofacial.

¿Por qué se utilizan las férulas de estabilización mandibular para tratar la disfunción temporomandibular?

articulación temporomandibularPor diferentes motivos, de origen tanto articular como extraarticular, la musculatura tanto de la apertura como del cierre mandibular puede sufrir una descoordinación neuromuscular.

Esta descoordinación neuromuscular, puede ocasionar una alteración del tono muscular entre diferentes grupos musculares.

La razón de utilizar las férulas de estabilización es debido a la hipótesis que defiende que, si con la férula se aporta una mayor congruencia en la oclusión, esto daría una mayor estabilidad y por tanto se conseguiría una mejor coordinación neuromuscular.

¿Es eficaz este tratamiento?

La literatura cientí­fica es muy clara al respecto. A corto plazo la férula tiene efectos positivos sobre el dolor y la normalización del tono muscular de la musculatura que tiene una mayor activación. Sin embargo, a largo plazo no tiene efectos ni sobre el dolor ni sobre la actividad muscular.

Posiblemente los efectos a corto plazo, además de la ayuda del efecto placebo, cuentan con la ayuda de la “alerta cognitiva”. Esta alerta cognitiva no es más que el efecto que se produce al introducir un objeto extraño en la boca, que alerta a los diferentes receptores sensitivos, los cuales realizan un efecto de modulación sobre el tono muscular, con el fin de no morder ese objeto extraño.

Este efecto, sin embargo, no es superior a dos semanas, por lo que parece absurdo utilizar esta medida como tratamiento de la disfunción temporomandibular.

¿Qué otros tratamientos se pueden realizar para conseguir estabilidad mandibular, reducir el dolor y el discomfort?

Sin duda, la fisioterapia en este aspecto ha demostrado ser la mejor medida para solventar estos problemas.

La educación terapéutica, la punción seca, el ejercicio terapéutico, la imaginería motora y el tratamiento bioconductual, son sin duda las estrategias de fisioterapia que más evidencia tienen a corto y largo plazo para el tratamiento de la disfunción temporomandibular.

CONCLUSIONES

  • La disfunción temporomandibular está altamente asociada con el dolor. Por eso, es necesario encontrar mejor tratamiento para este problema.
  • Las férulas de estabilización se han utilizado durante muchos años para conseguir paliar el dolor y disminuir el tono de la musculatura, basándose en un modelo puramente mecánico del problema.
  • La fisioterapia ha demostrado ser una mejor medida con respecto a las férulas de estabilización a corto y largo plazo, en cuanto al dolor y a recuperación de la coordinación neuromuscular.

BIBLIOGRAF͍A

  1. Sandrini G, De Icco R, Tassorelli C, Smania N, Tamburin S. Botulinum neurotoxin type A for the treatment of pain: not just in migraine and trigeminal neuralgia. The Journal of Headache and Pain; 2017 Mar 17;:1-7.
  2. Reid KI, Greene CS. Diagnosis and treatment of temporomandibular disorders: an ethical analysis of current practice . J Oral Rehabil. 2013 May 21;:1-16.
  3. Kuzmanovic Pficer J, Dodic S, Lazic V, Trajkovic G, Milic N, Milicic B. Occlusal stabilization splint for patients with temporomandibular disorders: Meta-analysis of short and long term effects. Milgrom PM, editor. PLoS ONE. Public Library of Science; 2017 Feb 6;12(2):e0171296-21.
  4. Algabri RS, Alqutaibi AY. No Evidence Suggests that the Clinical Effectiveness of Conventional Occlusal Splints is Superior to That of Psychosocial Interventions for Myofascial Tempromandibular Disorders Pain. J Evid Based Dent Pract. 2017 Dec;17(4):399-401.
  5. Al-Baghdadi M, Durham J, Araujo-Soares V, Robalino S, Errington L, Steele J. TMJ Disc Displacement without Reduction Management. J Dent Res. 3rd ed. 2014 May 5;93(7_suppl):37S-51S.
  6. Gil-MartÍínez A, Parí­s-Alemany A, López-de-Uralde-Villanueva I, La Touche R. Management of pain in patients with temporomandibular disorder (TMD): challenges and solutions. J Pain Res. Dove Press; 2018;Volume 11:571-87.

 

Leave a comment