Los impulsos nociceptivos generados por daño de tejido potencial o real son solo un tipo de entrada que los diferentes niveles del SNC evalúan continuamente.

undefined

Fig. 1

Los sentidos (el olfato, la vista, la audición, el tacto y el gusto) alertan al cerebro de los estímulos a través de los circuitos talámico-amígdala y talámico-cortical-amígdala, y esas corrientes de datos se analizan y comparan con lo que el cerebro ya sabe para secuenciar eficiente el comportamiento.

Los datos propioceptivos, nociceptivos, termoreceptivos, baroreceptivos, quimiorreceptivos y vestibulares siguen informando al cerebro de qué tan efectivos son sus respuestas y permiten al cerebro realizar ajustes conductuales continuos para mantener la eficiencia. La nocicepción proporciona al cerebro la oportunidad de interpretar el dolor y realizar ajustes de comportamiento para evitar estímulos más dañinos.

Las neuronas nociceptivas de primer orden, ya sean sinapsis en el subnúcleo caudal caudalis o en el asta dorsal, excitan tanto las neuronas del rango nociceptivo como las de amplio rango dinámico. Estas neuronas conducen nocicepción y / u otras sensaciones a través del tronco del encéfalo y muestran diversos grados de arborización con estructuras a través de la formación reticular, donde los procesos fisiológicos de línea de base se controlan antes de llegar a las neuronas de tercer orden en el tálamo. 

Las neuronas de orden, estimuladas por las fibras Aδ más rápidas que liberan glutamato, arborizan menos a los receptores de los impulsos de las fibras C de conducción más lenta que liberan una gran variedad de neurotransmisores. Un input Aδ informa al cerebro sobre la aparición del dolor potencial, mientras que la entrada de fibra C se usa para coordinar las respuestas reparativas y conductuales.

Con suficiente suma temporal y / o espacial, los circuitos de tercer orden, que comienzan en el tálamo y conectan la corteza sensorial con los ganglios basales y el sistema límbico, interpretan el aporte nociceptivo y se percibe el dolor.

Si bien a menudo se siente dolor, a veces es difícil ubicar la fuente real. Los estímulos cutáneos son más fáciles de reconocer los estímulos de los músculos y órganos viscerales porque la dermis tiene más terminaciones nerviosas libres de nociceptivos que se encuentran en los tejidos profundos para evaluar la integridad del integumento.

En respuesta a la interpretación del dolor, las respuestas conductuales multinivel están coordinadas y se crean comandos motores descendentes. Si la nocicepción se administra en el Sistema Nervioso Central a través del tracto espinotalámico o el tracto talámico trigémino, la percepción del dolor evoca respuestas del nervio craneal moduladas por Sistema Nervioso Vergetativo. Dado que los tejidos bajo el control del nervio craneal continuarán excitando las vías nociceptivas del trigémino, un pronóstico del dolor orofacial puede ser deficiente si las fuentes de dolor en curso más allá de los campos receptivos del trigémino no pueden controlarse.